No se puede vivir con miedo…

Salta, no tengas miedo. Lucha, arriésgate, fracasa cuando lo tengas que hacer, y triunfa el resto de las veces.  

804337

Foto original: Aquí

Paula.

Anuncios

Now I’m walking on air… What a feeling!

walking_on_airFoto original: Aquí

Paula.

Y ya van seis…

Ya está subido el capítulo seis de mi relato final “¿Te conozco?”. Os animo a todos a que os lo leáis, y si todavía no habéis leído ningún capítulo, estáis a tiempo, son cortitos, así que no tardaréis mucho… Y por supuesto, cualquier crítica, ¡será bien recibida!

Os vuelvo a dejar el link del otro blog donde tengo mi relato:

2uzxbfa

 

 

Y aprovecho también para excusarme por no subir ninguna entrada, ahora con tanto trabajo, exámen, etc…. bueno, que os voy a contar que no sepáis… Un saludo para todos, y mucha suerte con vuestros exámenes.

 

Paula

Creer; Crear.

Es sencillo creer en los sueños para que estos se creen. Y es que, el creer y el crear están tan sólo a una letra de distancia. – Albert Espinosa, El mundo amarillo.

¿Te conozco?

¡Buenas noches!

Quería informaros de que a partir de ahora, todos y cada uno de los capítulos de mi relato final estarán en un nuevo blog, asociado a éste. La razón es simple, mi relato tiene como tema el misterio, asesinato etc, por lo que no tiene mucho que ver con “robar sonrisas”. Quería mantener este blog y toda mi estética, puesto que quiero seguir teniéndolo activo en un futuro, así que, decidí crear el otro blog dedicado solamente al relato.

Lo podréis encontrar a la izquierda de la página, y en las pestañas que aparecen arriba. Además, os lo dejo aquí también, para que podáis acceder directamente:

Paula.

Nada ni nadie podrá destruirnos.

El pasado miércoles estuvimos trabajando con las “Cartas OH”. Mi palabra, que debía asociar con la imagen para luego escribir un relato, era: “Destruir”. Y como evidentemente no tengo la imagen, he buscado una aproximada en Internet:

Foto original: Blogger Llegamos tarde a la fiesta. 

Y aquí está el relato (en el que incluí una de las citas) que esa palabra y esta imagen me han sugerido:

Música. Nuestra vida interior. NOSOTROS.

No somos lo que comemos, no. Somos lo que escuchamos. Canciones tristes para momentos tristes. Canciones alegres para animarnos. Canciones alocadas para sacar nuestro más fiestero “yo”.  Todas, sí, TODAS y cada una de ellas nos representa en cada momento, que describen nuestra VIDA, vida que algunos otros, quizás por envidia, quizás por odio, o quizás simplemente por el gozo del sufrimiento ajeno, intentan destruir.

Envidia, odio, mal… Fuerzas que dominan este mundo, en el que sólo unos pocos consiguen triunfar, mientras que otros se quedan en el olvido. Mientras que estas fuerzas negativas se apoderan de muchos, la bondad queda reservada para una pequeña minoría. Y es que, como dijo Dostoievski, si el diablo no existe, y en consecuencia, el hombre lo creó, lo hizo a su imagen y semejanza. Esos “diablos” son los están ahí, detrás nuestra, esperando a que demos un paso en falso y a que nuestra debilidad aparezca, para ir a por nosotros, y aprovechando ese momento oportuno, para poder destruirnos. 

Pero tenemos que sujetar fuerte nuestra vida, para que ésta no caiga, para que no se derrumbe. Igual que el músico agarra su guitarra, y no permite que nada ni nadie le impidan seguir tocando, así debemos actuar nosotros. Nada ni nadie podrá destruirnos, por mucho que lo intente, porque nosotros somos más fuertes que todo el odio del mundo. Somos más fuertes que ese diablo llamado “ser humano” que intenta destruirnos. Agarremos nuestra vida con ambas manos, pongámosla cemento para que esté bien sujeta, y añadamos un poco de felicidad y de amor. Así como disfrutamos de la música, hagamos lo mismo con la vida, y atravesemos este infierno de destrucción con una sonrisa dibujada en la cara. Esa es la clave. Contra una sonrisa, nada puede. Los “diablos” no nos destruirán. Somos INVENCIBLES.

Paula

Sigue.Ten fe. Puede que aun no sepas lo que vales pero es mucho más de lo que te imaginas. Pase lo que pase, has de continuar y confiar en que todavía no conoces lo mejor de ti, porque eso siempre está por llegar. – Maldita Nerea

Poema de Juana Castro

El pasado miércoles no pude asistir a la charla de la escritora Juana Castro, así que, he leído sobre ella en Internet, así como algunos de sus poemas. Entre todos ellos, ha sido especialmente uno el que me ha llamado la atención. “Toda la piel del mundo” es un poema en el que la escritora habla de algo tan simple como un bolso. Me pareció muy curioso cómo algo tan normal y básico puede ser objeto de un poema, pero como ya dijo Marta Leonor en la pasada charla, ahora a todo se le dedica un poema. Me hace mucha gracia el tono irónico de la autora, y cómo se personifica al bolso (“esa cosa respira, no está quieta por dentro, crece”). Y es que a través de mi propia experiencia, no puedo estar más de acuerdo con Juana Castro. Queremos cualquier cosa: Pues seguro que en el bolso lo encontramos. Todo, absolutamente todo está ahí. Me quedo con los cuatro últimos versos del poema, sobre todo los dos últimos, que me han recordado al poema de Jorge Manrique  (“Nuestras vidas son los ríos, que van a dar a la mar”), cómo muestra esa grandeza en tamaño del bolso, que llega hasta el mar. Os animo a todos a leerlo, ¡no tiene desperdicio!

Toda la piel del mundo

Tú los ves ahí colgados, tirados, y dices,
vaya cosa, son cosa de mujeres, tonterías,
lo llevan para meter el pintalabios,
el móvil, quizás una compresa. Y te olvidas.

Pero ellas no olvidan, lo llevan como a un gato, 
como al fiel compañero, como su santo y seña,
como su claro ex-libris.

Te equivocas si crees, en tu inocencia,
que esa cosa de rafia o de piel beige
sirve para tener a mano el colorete, las llaves, el perfume.

Yo la he visto de noche,
esa cosa respira, es una megalópolis,
no está quieta por dentro, es multiforme y crece.
A la hora del pan huele a cerveza,
y cuando está nublado
te puedes encontrar con que ahí dentro
hay una hija, un sol, unas tijeras
de robar rosas rojas.

Ahí, a tres de julio, he visto amanecer los pájaros cantando
y había un abanico para un novio
y una estrella de miel para la madre.
En el rincón azul, las gafas de coser,
las recetas del padre a la fecha de hoy,
la muestra de la tela –preciosa– que le dio el tapicero.
Al fondo la novela, la última, de Doris Lessing
y el bono de 10 horas del gimnasio.

Por ahí pasa un río, 
pasa el día, la música, la niebla…

Esa cosa. Mi bolso.

Que va a dar al mar.

Edito para dejaros el videopoema, leído por la misma autora, de “Toda la piel del mundo”: http://vimeo.com/28978815

Paula

 

Lo intentaste. Fallaste. No pasa nada. Inténtalo de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor.

 

Charla de Marta Leonor

Hoy hemos tenido con nosotros a la escritora nicaragüense Marta Leonor González, nacida en 1972. A parte de a la escritura, Marta Leonor también se dedica al periodismo, escribiendo para el diario de Nicaragua. Además, es la cofundadora de la Asociación Nicaragüense de Escritoras. Como ella misma nos ha contado, escribe desde que era adolescente, cuando realizó sus primeros poemas (en esa época, generalmente de amor, ahora sin embargo se la conoce como “poeta de la ira”, por los temas que aborda). En 1998 publicó su primera obra: Huérfana embravecida. Tras hacer esta breve presentación, Marta Leonor ha seguido contando brevemente la historia política de Nicaragua, que según ha afirmado, ha influido mucho en la visión que se tiene de la poesía. Ha continuado hablando sobre la poesía, indicándonos que “no hay receta para ser poeta. Sólo es posible con la experiencia”. Tras esto nos ha explicado que eligió la poesía porque le ofrecía la libertad que no le daba el periodismo, donde a veces debe autocensurarse. Más adelante, apoyándose en una serie de textos y libros, ha dado varios consejos útiles para futuros escritores como nosotros: “Hay que enamorarse del lenguaje, ser original, ser amigo del diccionario, pararse a observar y ver la belleza de las cosas…” Tras interactuar con nosotros y animarnos a “querernos más a nosotros mismos”, ha concluido la charla con un vídeo del Festival de Poesía de Nicaragua y leyendo dos poemas inéditos de producción propia

 

Siendo sincera, creo que la falta de organización ha jugado una mala pasada a la escritora, y ha hecho que la charla no haya sido tan buena como podría haberlo sido. Quizás me esté equivocando y lo tuviera todo muy organizado, pero sinceramente esa no ha sido la impresión que me ha dado: Había momentos en los que no sabía por dónde seguir y recurría a las diapositivas del Power Point (también desorganizado a mi parecer) para buscar un vídeo o algo que le permitiera continuar. O bien recurría a uno de sus textos para leer algo, ya que básicamente la escritora se ha limitado a leer más que a darnos su propia visión o sus propios consejos. Sin embargo, cuando lo ha hecho y se ha lanzado a hablar, todo ha cambiado bastante. Esto ha sido cuando nos ha empezado a hablar sobre la importancia de vivir cada momento, disfrutar de la vida, que a veces nos la perdemos. Lógicamente todo el mundo ha oído esto muchas veces, pero no está de más que alguien lo recuerde. Y todo se ha puesto aún más interesante con su interés en que observáramos el cielo, nuestras manos… Me ha parecido curioso, porque realmente nunca me había parado a hacerlo. Y por último, algo que me ha encantado ha sido cuando nos ha hecho levantarnos y repetir: “Hoy voy a ser el mejor, no voy a tener miedo”. Y es que nunca antes había hecho algo tan simple como eso, que creo que es esencial para enfrentarse a las situaciones diarias. Así que, a pesar de la mala organización de la que hablé en un principio, me quedo con lo positivo, y con esas dos frases que a partir de ahora me repetiré cada mañana: Hoy voy a ser la mejor. No voy a tener miedo. 

Y aquí os dejo con uno de sus poemas, el que más me ha gustado tras leerme los que he podido encontrar:

No está

Qué de mí 
si en mi cama se extiende 
enrollada en mi cuello 
absorta de delirios 
con sus esmeraldas me mira. 
No es el ungido escorpión 
en el lecho entre horas, 
no está. Se retuerce 
me ataca con el flagelo 
de su cola. 
Escamosa va 
repta, serpentea 
fluctúa en serpentín 
y en retroceso arremete 
en azotaína con artilugios y añagaza.

Paula